Aprender a disminuir los desperdicios que generan los productos que se compran y almacenan puede hacer mucho por las finanzas de tu restaurante. Reducir los desperdicios te ayudará a mejorar la rentabilidad de los platos que preparás, llevar un mejor control de los inventarios y, por supuesto, tener la tranquilidad de saber que estás contribuyendo a cuidar la seguridad alimentaria de la región.

¡Podés hacer la diferencia desde tu restaurante simplemente mejorando la manera en la que comprás y almacenás tus productos!

La reducción de desperdicios empieza con una compra eficaz

Puede parecer complicado, pero hacer una compra eficiente no es imposible. De hecho, puede ser bastante sencillo si seguís estos consejos:

  • Prepará tu lista de compras: Al comprar ingredientes, calculá la cantidad estimada que usarás durante un periodo determinado. Reducí las compras al mínimo necesario para evitar desperdicios.
  • Diseñá una planilla para llevar un control de tus compras: Allí podés señalar lo que vas comprando, consumiendo y gastando. Contrastá los datos para descubrir cuánto estás perdiendo.
  • Utilizá productos de conveniencia en tus recetas: Están diseñados para sustituir ingredientes que requieren mucha habilidad o tiempos de preparación. Son fáciles de usar, generan menos desperdicios y se conservan mejor. Podés encontrar nuestro catálogo aquí.

 

¿Qué consejos podés seguir cuándo estés en el almacén haciendo las compras?

  • Recordá que los ingredientes fuera de temporada tienden a deteriorarse más rápido.
  • Sustituí los ingredientes frescos por productos congelados o embotellados de alta calidad.
  • Tené un acuerdo establecido y claro con los proveedores respecto a las entregas.

 

¿Cómo almaceno mis compras de manera correcta?

Además de aprender a realizar las compras, es importante que aprendás a almacenarlos de forma correcta. Así, reducís las pérdidas que se generan durante esta etapa de la producción, mejorás la seguridad alimentaria de tu negocio y agilizás la preparación de los platos.

  • Evitá el exceso de productos en el mismo almacén.
  • Aplicá el método “Primero en entrar, primero en salir” para darle mayor visibilidad a los productos que están más cerca a la fecha de caducidad.
  • Llevá un control estricto del inventario para entender cómo funciona el flujo de productos en tu negocio.
  • Usá etiquetas para ayudar al personal a ubicar y controlar los productos.
  • ¿Tenés varios refrigeradores? Úsalos para almacenar diferentes productos y así evitar la contaminación cruzada.

En nuestra guía “Cero desperdicios” encontrarás otras formas innovadoras de mejorar la eficiencia de tu restaurante. Descargala aquí.

 

Formas de pensar que NO ayudan

Formas de pensar que NO ayudan

  • “Siempre es mejor que sobre a que falte”.
  • “Los productos ya abiertos pueden conservarse el mismo tiempo que los sellados si se refrigeran”.
  •  “No hace falta ordenar los productos en el almacén”.
  • “La puerta del refrigerador debe estar abierta para trabajar más rápido”.
  • “Las raciones grandes siempre son mejores”.

Formas de pensar Sí ayudan

Formas de pensar Sí ayudan

  •  “Los alimentos deben permanecer siempre a las temperaturas adecuadas”.
  • “El espacio donde se encuentran los productos y equipos debe estar limpio”.
  • “Tener un sistema de separación de basura mejora la eficiencia del restaurante”.
  • “Estandarizar las recetas me permite aprovechar mejor los ingredientes que compro”.
  • “Organizo la mise en place pensando en los platos más pedidos”.

Recordá:

Cuando se tiran alimentos, también se pierde el tiempo y el esfuerzo del personal encargado de su preparación. Si no hay una gestión de desperdicios eficiente, las pérdidas ocultas pueden poner en riesgo la estabilidad financiera de tu negocio. Además, los desperdicios afectan negativamente el bienestar ecológico y alimentario de la región.

Más razones para generar un cambio:

  • Disminuís el riesgo de incumplir normativas sobre salud y seguridad.
  • Valorás el trabajo de tus empleados y compañeros.
  • Aportás y respetas al medio ambiente.
  • Cuidás el futuro de tu negocio.

Realizá tus compras y almacená tus productos siguiendo estos tips y notarás la diferencia de inmediato. Disminuir los desperdicios es una tarea de todos.